EL CÓDIGO ÚNICO (Ejercicio)

Recordaba su rostro. Había sido lo primero que me había llamado la atención al verla la primera vez. Sabía que nos habíamos visto dos o tres veces. Ella decía que habían sido cinco noches. Me sonrojé, por el hecho de que la memoria pudiera fallarme tanto. Con alguien como ella, además. -No lo puedo entenderSigue leyendo “EL CÓDIGO ÚNICO (Ejercicio)”

MENTIRAS DE MENTIRAS DE MENTIRAS

Tenía, tuve, un amigo interesantísimo. Lo llamaré Alberto. Sus conversaciones se diferenciaban, de lejos, de las que yo mantenía con mis amigos del barrio o de las que podía llegar a urdir, tejer, enzarzar, con mis compañeros de la universidad, siempre girando alrededor de temas políticos. A Alberto le gustaba la música clásica y el ballet,Sigue leyendo “MENTIRAS DE MENTIRAS DE MENTIRAS”