«EL QUE PRESTA LOS ZAPATOS»

Para vivir desbocado, he descubierto tu risa al viento. . Para volar en tus labios, una gaviota gris me ha prometido llevarme, rauda, a tus olas. . Pero ya más de una vez he confundido arte con posesiones materiales y valores con la capacidad adquisitiva de mi músculo cardíaco. . El tiempo solo es elSigue leyendo “«EL QUE PRESTA LOS ZAPATOS»”

POSTALES DE PORTUGAL (III): «EL MUNDO» SIN POLICÍAS

Varias de las mejores horas que pasé en Ericeira, las transcurrí (¿o no somos como los meses o días, hechos de vacío?), para variar, con un libro. Cuando lo terminé me puse de pie. E hice algo que, hasta ese momento solo había reservado para conciertos, actuaciones artísticas y al final de alguna película: Aplaudí.Sigue leyendo “POSTALES DE PORTUGAL (III): «EL MUNDO» SIN POLICÍAS”

POSTALES DE PORTUGAL (II): EL FUTURO DE LOS LIBROS

Tuve que caminar casi dos kilómetros (muchos más de los ‘cincuenta metros’ que había creído entender; tal vez eran quinientos), aunque solo para comprobar que en el lugar indicado no había lo que buscaba. No me quejé por la vana caminata. A diferencia de lo que sucede en la vida, donde algunos experimentos fallidos puedenSigue leyendo “POSTALES DE PORTUGAL (II): EL FUTURO DE LOS LIBROS”